martes, 24 de noviembre de 2020
Medioambiente

Vinchucas: describen dos mutaciones que generan resistencia a insecticidas

Investigadores del CONICET en La Plata analizaron poblaciones de Chaco y Salta y descubrieron el mecanismo que las origina. Los datos son útiles para las campañas de rociado.

(CONICET) Los piretroides son los insecticidas químicos más utilizados para combatir plagas que afectan cultivos o la salud humana y animal. Como todo compuesto de este tipo, actúan inhibiendo procesos biológicos a nivel molecular, y con el tiempo muchas veces seleccionan mecanismos de resistencia en las especies a las que deben atacar, permitiéndoles sortear el efecto del veneno y seguir con vida.

El caso de las vinchucas es el objeto de estudio de un grupo de científicos de La Plata dirigido por Sheila Ons, investigadora adjunta del CONICET en el Centro Regional de Estudios Genómicos (CREG, UNLP), que logró descubrir dos mutaciones distintas por los cuales se genera esta resistencia en las provincias de Salta y Chaco, y cuyas descripciones se plasmaron respectivamente en las revistas InfectionGenetics and Evolution, en 2012, y PLOS Neglected Tropical Diseases, en 2014.

“En 2005 se reportó por primera vez en la región del Gran Chaco la presencia de individuos muy resistentes a los piretroides. Tanto, que para morir necesitaban una dosis cien veces superior a lo normal”, cuenta Ons y continúa: “Estos insecticidas son compuestos que se utilizan desde hace más de veinte años y cuyo reemplazo por otros no es sencillo, dado que son seguros para el ambiente y los mamíferos”.

A partir de antecedentes de situaciones similares en cucarachas, moscas y mosquitos, la hipótesis inicial de los investigadores apuntó a una posible mutación en el canal de sodio, la molécula blanco, es decir, sobre la cual ejercen su acción los piretroides. Ubicada en la membrana de las neuronas, esta proteína se encarga de transmitir el impulso nervioso.

“El insecticida modifica su funcionalidad, provocando que permanezca abierta más tiempo del que debería y por ende dando lugar a una híper excitación que provoca la muerte. Por eso, por ejemplo, al envenenar un bichito, es frecuente verlo moverse rápidamente antes de morir”, explica Ons.

En ese camino, el equipo logró secuenciar genéticamente una parte importante del canal de sodio, comprobando sus sospechas iniciales: las vinchucas más imbatibles presentaban allí una mutación que lo hacía menos sensible al piretroide. Este rasgo, a su vez, difería entre las poblaciones de Salta y Chaco. “La observación nos permitió describir dos marcadores de resistencia que hacen posible estudiar directamente el gen: ir al campo, tomar un grupo de insectos, extraer ADN y verificar si la variación está presente o ausente”, detalla la especialista.

Fue así que el equipo diseñó y patentó a través del CONICET y la UNLP dos ensayos que, sin necesidad de secuenciar genéticamente desde cero el canal de sodio de cada insecto, permiten detectar la presencia de alguna de las dos mutaciones; la que se encontró en Salta o la de Chaco, denominadas L 1014F y L925 I respectivamente.

Otro de los investigadores del proyecto es Gastón Mougabure Cueto, el experto destacó la importancia del conocimiento científico a la hora de implementar campañas de rociado: “Hay distintos niveles de resistencia. Cuando es alta, se detecta por lo que se llama ‘falla a campo’, es decir, cuando los bichos siguen vivos después de recibir el veneno. Si es baja, en cambio, se revela solamente en el laboratorio a través de ensayos toxicológicos. Son poblaciones que la presentan de manera incipiente, pero que va camino a aumentar si se les continúa aplicando el mismo producto. Por eso estos resultados nos permiten adelantarnos a ese hecho y modificar la estrategia”.

Si bien existen otros tipos de compuestos y métodos de acción para el control de vectores, el rociado de las viviendas en zonas endémicas sigue siendo imprescindible, ya que el principal problema radica en la convivencia de la vinchuca con el ser humano.

 

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad