jueves, 01 de diciembre de 2022
Medioambiente

Se realizó el Primer Encuentro “Ambiente, Ciencia y Justicia”

Participaron investigadores e investigadoras del CONICET junto a especialistas ambientales y representantes del ámbito judicial.

En el Centro Cultural de la Ciencia (C3) se llevó a cabo el Primer Encuentro “Ambiente, Ciencia y Justicia” organizado por el Programa Nacional de Ciencia y Justicia del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) con la Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ju.Fe.Jus.), la Junta de Tribunales Orales Federales de la República Argentina (JUTOF), la Red de Escuelas de Capacitación Judicial (Reflejar) y el Consejo de Procuradores, Fiscales, Defensores y Asesores Generales de la República Argentina.

El objetivo de la jornada fue presentar y dialogar junto a fiscales, jueces/juezas, defensores/as y operadores/as de la justicia las capacidades técnicas y servicios que tiene el CONICET para aportar en el esclarecimiento de causas judiciales ambientales. Así mismo, se abordaron las complejidades y desafíos de los avances científicos y judiciales en diferentes mesas plenarias.

La apertura de la jornada contó con la participación de la presidenta del Consejo, Ana Franchi, el gerente de Asuntos Legales del CONICET y Representante Técnico del Programa Nacional de Ciencia y Justicia, Alan Temiño, la presidenta del Instituto de Capacitación Judicial de las provincias argentinas y CABA (Reflejar/Jufejus), Claudia Mizawak y el procurador General de la Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Santa Fe, Jorge Barraguirre.

La presidenta del Consejo aseguró que uno de los objetivos del Programa es ayudar a fortalecer la Justicia desde los aportes científicos. “Es un trabajo que viene realizando hace muchos años el Programa, que ha permitido entre otras acciones la cooperación y asistencia técnica a diversas esferas judiciales por lo que hemos identificado que a veces nos cuesta encontrar lenguajes comunes, así que este encuentro nos permite acercarnos, desde la academia, a la ciencia y la tecnología (CyT) a un tema que nos atraviesa a todos y todas como lo es la Justicia”. También resaltó la convocatoria federal del encuentro con la participación de especialistas de varias provincias. “La federalización es una asignatura pendiente que tenemos para llegar con igualdad a todas las provincias del país. La CyT se desarrolla casi en el 85% en la región central. Cuesta mucho integrar investigadores e investigadoras y también interactuar con la sociedad en las provincias más alejadas”.

Para finalizar su intervención, Franchi destacó el trabajo del Programa y de los diferentes grupos de investigación y representantes judiciales que ya han realizado asistencias técnicas, “La CyT siempre debe estar al servicio de la sociedad, para que la gente tenga una calidad de vida mucho mejor. Poder interactuar con los poderes judiciales y con las diversas áreas científicas fortalecerá el aprendizaje conjunto para seguir ayudando a la sociedad”.

Por su parte, Alan Temiño habló de los ejes fundamentales del Programa resaltando la colaboración en pericias judiciales complejas, capacitaciones y ayuda en la certificación de laboratorios. “En el 2021 con el Consejo Asesor y el grupo de trabajo del Programa decidimos pensar una agenda desde la ciencia hacia el servicio de Justicia, y desde la necesidad general del país, encontrando un tema amplísimo como: el ambiente. Decidimos el eje del ambiente por considerarlo un asunto federal y, más allá de las capacitaciones de las jornadas, hay una necesidad: escucharnos. De esta manera invito a tener en este encuentro un diálogo amplio de esta demanda que nos permita abrir el espacio a un próximo encuentro para un trabajo de construcción”. Y concluyó, “Con los aportes desde el Programa estamos apuntando al objetivo de profundizar el federalismo pero también identificar las necesidades y dificultades del sistema de justicia desde la capacitación científica y que el investigador o investigadora también tenga la oportunidad de salir del laboratorio e interactuar con los organismos judiciales para un mayor entendimiento en conjunto”.

Temáticas de interés y desafíos en materia de Ambiente, Ciencia y Justicia

En el primer día del encuentro se llevó a cabo un panel plenario general en el que se expuso el trabajo de investigación y justicia: “Indicadores para el cumplimiento de mandas judiciales en la Causa Mendoza” un convenio entre el CONICET y La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) con tres asistencias técnicas de la Red de Estudios Ambientales Bonaerense que hace parte de las Redes Institucionales Orientadas a la Solución de Problemas (RIOSP) del Consejo.

Paralelamente, se desarrollaron mesas de debate (destinadas a grupos específicos de la Justicia). En cada espacio se presentaron los diferentes aportes que se pueden hacer desde la Ciencia. Las temáticas de interés que se abordaron desde dichas mesas fueron: la calidad en los laboratorios de análisis, el lenguaje claro en la justicia y su aplicación, bioindicadores, mirada de la justicia y de la ciencia sobre las generaciones futuras, jueces y fiscales activos y pericias ambientales, entre otros grandes temas.

El Integrante del Consejo Asesor del Programa Nacional de Ciencia y Justicia,
Luciano Merini, habló sobre la hoja de ruta del encuentro desde cada una de las temáticas y su propósito a un objetivo común, “Este encuentro pretende refundar de alguna manera la articulación más profunda con las instituciones de Justicia y poder hacer una una propuesta a la medida, trabajar en un diálogo mutuo e intentamos construir de alguna manera un lenguaje común que nos permita interactuar en la manera más fluida, entender y poder prestar un servicio, sobre todo en este momento en el que la Justicia avanza de manera firme en temática ambiental, que es algo que responde claramente a una demanda y necesidad de la sociedad. Así que es la oportunidad para que el CONICET exponga las diversas actividades de acompañamiento que está realizando”.

El segundo día se destinó para presentar las conclusiones, necesidades, acciones y próximos desafíos en materia de Ambiente, Ciencia y Justicia que surgieron de las mesas de trabajo entre ellos: fortalecer las acreditaciones de normas internacionales para potenciar la calidad, aumentar la articulación con otro organismos y autoridades para hacer trabajo en conjunto, tener capacitaciones y consultorías interdisciplinarias como la que presta el CONICET actualmente y que sean permanentes, financiamiento y acompañamiento a nivel federal, integración y construcción social, capacitaciones en ambiente y del daño ambiental, establecer un lenguaje claro y común, entre otros.

En este marco, Merini, aseguró que uno de los desafíos de esta articulación es tener un lenguaje común: “Un puente que nos ayude a mantener la capacidad técnica y la expresión técnica mínima que necesita cada una de las partes, porque no solo el lenguaje científico tiene sus complejidades, el lenguaje jurídico también las tiene. Ambas instituciones promueven políticas de lenguaje claro, más allá de la interacción”. Y agregó: “A partir de ese de ese lenguaje común, podremos avanzar en estos temas que identificamos como centrales que tienen que ver con la realización de pericias ambientales, el abordaje de casos complejos de delitos ambientales, la diversidad la conflictividad ambiental y poder abordarla multidisciplinariamente desde CONICET y finalmente en lo estrictamente práctico fortalecer las capacidades técnicas y la calidad de los laboratorios periciales”.

Del encuentro participaron autoridades judiciales, de universidades públicas y privadas, jueces/as, fiscales, legisladores/as, forenses y funcionarios/as provinciales y nacionales. Disertaron investigadores e investigadoras del CONICET y especialistas del sistema judicial.

VOLVER A CIENCIA Y JUSTICIA

  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad