lunes, 06 de diciembre de 2021
Novedades

El INTI cuenta con el primer equipo del país que medirá capacidad de filtrado en elementos de protección respiratoria según normas internacionales

Con la adquisición del Filter Tester en los laboratorios de Textiles del INTI, el instituto logrará realizar mediciones con métodos de ensayo de reconocimiento internacional en elementos de protección personal respiratoria. El equipo fue adquirido en el marco de la convocatoria extraordinaria de la Agencia I+D+i del MinCyT para la presentación de proyectos orientados a mejorar la capacidad nacional de respuesta a la pandemia.

En los primeros meses de la emergencia epidemiológica provocada por el COVID-19, la creciente demanda de productos sanitarios e higiénicos, y la fuerte disminución del consumo de la población en indumentaria, llevaron a que muchas empresas se interesaran por el nuevo mercado de la indumentaria sanitaria, orientándose a la fabricación de productos médicos como indumentaria de protección sanitaria, mascarillas quirúrgicas y elementos de protección respiratoria. Asimismo, la fabricación de tapabocas o barbijos comunitarios aparecieron como herramienta complementaria a las medidas de protección.

El área de Textiles del INTI acompañó ese proceso, dando respuesta a la alta demanda del sector, que requería asistencia para la producción, desarrollo y evaluación de estos productos.

Ante la convocatoria de la Agencia I+D+i del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MinCyT) para el aporte de soluciones en el contexto de emergencia sanitaria del coronavirus, profesionales de Textiles del instituto presentaron, junto al área de Micro y Nanotecnologías, el proyecto “Soluciones y desarrollos sostenibles para la certificación de textiles y EPP (equipo de protección personal) para disminuir la propagación del COVID-19″, por el cual el INTI adquirió recientemente, por un monto de 100 mil dólares, un equipo denominado Filter Tester que permite medir la capacidad de filtrado de partículas y la respirabilidad del material filtrante de elementos de protección respiratoria, según las normas de ensayo y clasificación de reconocimiento internacional -como la norma europea EN 149, la norma china GB 2626 y la norma estadounidense NIOSH 42CFR84- con las que se realiza la aprobación de la Federal Drug Administration (FDA) de Estados Unidos. De esta manera, el instituto cuenta con el único equipo del país que realizará el ensayo de filtrado de partículas para elementos de protección respiratoria requerido por ANMAT dentro del Marco Regulatorio para Productos para la Salud.

El proyecto por el cual se adquirió este equipamiento persigue, por un lado, contar con un laboratorio de referencia en textiles de uso sanitario para el Estado y la sociedad en su conjunto, en donde se puedan hacer los ensayos de caracterización y evaluación de funcionalidad de materiales textiles para uso sanitario, y, por otro, el desarrollo de procesos de recubrimiento antivirales en textiles, con el grupo de trabajo de Nanomateriales del instituto, a cargo de Leandro Monsalve, que ha llevado adelante las pruebas específicas junto al equipo del Laboratorio de Virología del INTA, y, a escala industrial, en empresas del sector textil que interactúan con el INTI.

“Estamos avanzando en completar un sistema de evaluación de estos elementos de protección sanitarios, algunos de ellos conocidos como barbijos N95. Con el nuevo equipo se podrán realizar mediciones de acuerdo a estándares trazables a parámetros de referencia internacionales”, comenta Mariana Carfagnini, coordinadora general del proyecto y experta de Textiles del INTI, quien explica en qué consisten los ensayos: “El equipo genera el pasaje de una corriente continua de una solución de cloruro de sodio aerolizada a través del material filtrante de un barbijo o máscara respiratoria. Mediante la captación y conteo por fotometría de la cantidad de partículas a la entrada y salida de la cámara de soporte de la muestra a ensayar, se determina la eficiencia de filtración”.

Carfagnini también explica que es posible medir la respirabilidad por una diferencia de presión que se da por la resistencia al pasaje de aire. Los parámetros de capacidad de filtrado y respirabilidad son dos de las determinaciones necesarias para la clasificación de elementos de protección respiratoria. “Son dos variables difíciles de ajustar, debe haber un equilibrio entre ambas. Podés hacer un barbijo con mucha capacidad de retención, pero si no te permite respirar, no sirve. Hay que encontrar el tamaño de poro adecuado para que puedas respirar y a su vez evitar el pasaje indeseado de la partícula”, precisa.

Cuando aún no se contaba con este equipamiento, desde el área de Textiles del INTI se desarrolló un prototipo respetando el mismo principio de funcionamiento y un método interno para la medición y conteo de partículas a través de un programa de imágenes. Además, se adaptó un equipo que se empleaba en el laboratorio para la medición de finura de lana que hizo posible realizar los ensayos de respirabilidad en mascarillas quirúrgicas y elementos de protección respiratoria. El grupo de trabajo conjugó la experiencia en la asistencia al sector textil con la necesidad de aportar soluciones en un contexto crítico. De ese modo, se pudieron emitir los informes técnicos que los proveedores del sistema de salud requerían para acceder a los requerimientos regulados por ANMAT. La puesta en funcionamiento del equipo permitirá aumentar el alcance de aplicación de los resultados obtenidos”, asegura la coordinadora del proyecto.

Por otro lado, para el caso de los tapabocas, que no se consideran productos médicos y que, por lo tanto, no tienen que cumplir con la regulación de ANMAT, el INTI, que también ensaya estos elementos en sus laboratorios, participó en el comité de normalización de la norma IRAM que establece valores de referencia que deben cumplir los barbijos comunitarios. “En ese primer momento, había que bajar criterios sobre qué materiales textiles podían ser utilizados. Esto se estaba discutiendo en el mundo. Recuerdo que se trabajó desde nuestras casas buscando información, manteniendo reuniones de modo virtual y se hizo al tiempo de la urgencia del momento, tomando como referencia los trabajos de los institutos de normalización franceses, portugueses y españoles, así como institutos referentes colegas en el sector textil e indumentaria”, detalla Carfagnini.

La especialista de Textiles adelanta que luego de lograr la puesta a punto para los ensayos de elementos de protección respiratoria, como los N95, comenzarán a investigar las posibilidades de uso del nuevo equipo para ampliar el alcance a otros materiales textiles empleados en elementos de protección sanitaria reutilizables. “Este proyecto vino a encauzar toda esa reacción que ocurrió espontáneamente con las ganas de aportar desde nuestro conocimiento”, concluye la experta.

  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad