miércoles, 06 de julio de 2022
Medioambiente

En vías de reciclado

La empresa Trenes Argentinos Cargas firmó el contrato para la compra de 100.000 durmientes de plástico reciclado que deberán ser entregados durante los próximos tres años. Es la primera vez que se usará este tipo de material para renovar vías en la Argentina y una pyme cordobesa será la responsable de la fabricación.

Por Matías Alonso

 

 

Agencia TSS – A través de un concurso de empresas iniciado con el proceso de Compras Públicas Sustentables en junio de 2021 y finalizado a principios de este mes, la pyme Grupo RFG, de Córdoba, especializada en reciclaje y gestión de residuos, entregará durante los tres próximos años 100.000 durmientes de plástico reciclado a la empresa estatal Trenes Argentinos Cargas.

Este tipo de durmientes se utilizan para reparar vías con durmientes de madera, los más usados en la traza ferroviaria, especialmente en vías de trenes de carga. En el caso de renovación total de las vías se suelen usar durmientes de hormigón pero que implican otra tecnología, herramientas y formas de instalación.

Tradicionalmente, los durmientes se hacían de quebracho colorado, una especie hoy protegida cuyos árboles tardan hasta 80 años en crecer. Ante estos problemas y la escasez de oferta se suelen usar durmientes de maderas más blandas, pero su duración es cinco veces menor y por eso insumen mayores costos de mantenimiento de vías.

Desde hace algunos años, en países como Estados Unidos, Austria y Rusia se comenzaron a usar durmientes de plástico reciclado y, en la Argentina, en el año 2020 se dictó la norma IRAM 1610 para certificar durmientes de materiales sintéticos y en junio de 2021 el Concurso de Proyectos Integrales 1/2021 creó las condiciones para que 20 empresas pudieran presentar sus proyectos para fabricarlos.

“Para nosotros que somos una pyme cordobesa, ganar este concurso tras haber trabajado tanto tiempo en este proyecto, significa un hito”, dice Frola (izq.).

 

 

Solo dos de las empresas completaron el concurso y Grupo RFG resultó la ganadora de un contrato por 1000 millones de pesos por tres años, que permitirá fabricar 100.000 durmientes, que demandarán el uso de alrededor de 12 millones de kilos de plástico. Estos plásticos son comprados a cooperadoras de reciclaje que los clasifican y principalmente son polietileno y prolipropileno, pero también y en baja proporción plásticos raros como los de clasificación 7, que se usan en empaques de alimentos o productos de limpieza que no se pueden usar para reciclar en otras industrias. El proceso industrial consiste en la mezcla de materiales y luego compresión y fundido para su vertido en moldes. En la mezcla también son agregados aditivos para evitar degradación por rayos ultravioletas.

El grupo RFG es una pyme familiar que ya desde 2017 había planeado incursionar en este proyecto tras asistir a una feria de economía circular en Moscú, en Rusia. Desde entonces empezaron a darle forma a la idea, pero hasta que la normativa del año 2020 no estuviera vigente no podían realizar las inversiones necesarias. Posteriormente, contaron con financiamiento del Ministerio de Desarrollo Productivo a través de un PRODEPRO, por considerárselo un proyecto estratégico, y empezaron las primeras pruebas. Está previsto que los durmientes fabricados por RFG se utilicen en toda la red de cargas, para las trochas del Belgrano Cargas, San Martín y Urquiza.

Franco Frola de Grupo RFG, le dijo a TSS: “Para nosotros que somos una pyme cordobesa, ganar este concurso tras haber trabajado tanto tiempo en este proyecto, significa un hito. El ferrocarril puede diversificar los durmientes que puede utilizar y para la economía circular, que es el rubro en el que estamos, es un gran logro. No fue nada fácil y estamos muy contentos”.

Actualmente, la empresa está realizando rondas de negocios para conseguir inversores y ya tuvieron consultas desde España, Uruguay y Paraguay acerca de la posibilidad de adquirir durmientes, ya que en estos países también hay dificultad para conseguir los tradicionales de madera. En América Latina solo hay otra planta de fabricación de durmientes sintéticos, en Brasil, y recién está empezando su producción.

Según Frola, “se pueden reemplazar los durmientes de madera uno a uno. No es necesario cambiar ni técnicas ni herramientas y cumplen todas las normas de calidad específicas. También podríamos hacerle mejoras al durmiente si el ferrocarril lo desea y los sacamos con más trabajo de la fábrica para que no haya que hacerle trabajos en la vía, como se hace con los de madera, que se agujerean en la vía para poner los pernos. Además, una vez que termina su vida útil es posible reciclarlos y fabricar otros”, contó Frola.

  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad