miércoles, 13 de noviembre de 2019
Novedades

Simulación en ascenso

Investigadores del Media.Lab de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires desarrollaron un simulador de autoelevador para entrenar al personal responsable de utilizarlos en los depósitos industriales y así evitar accidentes durante su operación.

Por Matías Alonso

 

 

Agencia TSS – En el Media.Lab, la unidad de vinculación tecnológica que funciona dentro del Laboratorio de Plasmas Densos Magnetizados (PLADEMA) en Tandil, dependiente de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) de la Provincia de Buenos Aires y de la Universidad Nacional del Centro (UNICEN), tienen una amplia experiencia en el desarrollo de simuladores: los han desarrollado por encargo para diferentes aplicaciones de entrenamiento para el trabajo en pozos de petróleo, para el manejo de trenes subterráneos y para el uso de excavadoras, entre otros.

Esta vez decidieron avanzar por su cuenta sin un pedido previo gracias a la experiencia ganada y a una necesidad que detectaron en el mercado. Esto se hizo evidente tras la Resolución 960 del entonces Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, de mayo de 2015, que establece que cada conductor de autoelevador debe recibir un curso de no menos de 10 horas con evaluación final, que debe ser revalidado cada dos años.

En la Argentina, hasta el momento no se habían desarrollado simuladores locales para la capacitación en el manejo de este tipo de artefactos. “En general, suele ser una maquinaria que trae muchos problemas. La estiba o apilado de bultos, si no se tiene cuidado, puede traer muchos accidentes. Cuando no hay personal capacitado correctamente se pueden romper muchos paquetes, lo que genera costos y retrasos, por lo que el simulador se paga solo, tiene un retorno de inversión muy sencillo. Además, como rige la norma de que todos los operadores de autoelevador tienen que capacitarse, lo vimos como un nicho y estamos teniendo muchas consultas ya que es un producto de mucho interés entre las pymes”, le dijo a TSS Cristian García Bauza, director del Media.Lab.

“En esta oportunidad usamos repuestos más genéricos o de origen industrial, pero siempre con el objetivo de resolver la simulación. Hacemos un aporte más importante de diseño industrial e ingeniería, que es donde más podemos aportar”, explicó García Bauza.

 

En este caso el simulador se desarrolló teniendo como modelo de concepto a un autoelevador Toyota –uno de los más usados en el mercado local– pero se puede personalizar a pedido del cliente con cualquier autoelevador pequeño o mediano, y también se puede recrear la nave industrial o depósito que sea necesario.

Para la visualización, en este simulador se decidió usar un casco de realidad virtual porque en esta maquinaria es muy importante poder seguir la visión del operador. En todo momento debe estar al tanto de la posición de la rueda trasera, de no enganchar nada con el mástil ni las uñas del autoelevador, y de la posición de la carga y su entorno. El simulador reproduce la estructura que contiene todos los controles de la máquina, que también se puede configurar según el modelo que se quiera recrear y se prestó especial atención a los sonidos. “Grabamos el sonido en un entorno de trabajo y lo reproducimos en el simulador de manera tridimensional, así da una sensación de verosimilitud. Trabajamos con un usuario experto que tiene conocimiento de la máquina y con él también armamos el plan pedagógico”, explicó García Bauza.

El simulador de excavadora (SIMEX) que le había  encargado la Cámara Argentina de la Construcción al Media.Lab comparte con el desarrollo actual buena parte del módulo de software. “Simex era más artesanal y en él también usábamos todos los repuestos originales de la máquina, mientras que actualmente solo los usamos cuando es absolutamente necesario. En este caso usamos repuestos más genéricos o de origen industrial, pero siempre con el objetivo de resolver la simulación. Hacemos un aporte más importante de diseño industrial e ingeniería, que es donde más podemos aportar”, explicó.

Para la visualización, en este simulador se decidió usar un casco de realidad virtual porque en esta maquinaria es muy importante poder seguir la visión del operador.

 

En cuanto al financiamiento del proyecto, García Bauza explicó: “Lo sostuvimos de manera interna con ingeniería financiera. Usamos remanentes y recursos de otros proyectos adonde quizás quedaba algo disponible, con la idea tenerlo listo para que un futuro cliente, que todavía no teníamos, no tuviera que empezar desde cero y nosotros tampoco, porque si vienen a pedirnos algo que no conocemos el tiempo de desarrollo es mayor. El mismo camino hicimos con un simulador de tiro que actualmente está usando el Municipio de Tandil”.

El Media.Lab está conformado por un grupo de trabajo interdisciplinario con un núcleo fuerte de ingeniería de sistemas, y con especialistas que completan el grupo de trabajo provenientes de áreas como diseño industrial, arquitectura, ingeniería electrónica, moldeado 3D e ingeniería de sonido. “Además, siempre tratamos de asociar a tesistas de grado de la UNICEN como para meter el concepto y la filosofía del grupo entre los alumnos”, cerró el director del Media.Lab.

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad