lunes, 18 de noviembre de 2019
Novedades

Red global de enfermedades desatendidas

Investigadores del CONICET en la enfermedad de Chagas fueron reconocidos como parte de un consorcio internacional mediante el cual obtuvieron financiamiento especial para continuar en la búsqueda del desarrollo de drogas contra esta enfermedad.

Desde 2018 se formó la ‘Red global de enfermedades olvidadas’, en conjunto con 46 laboratorios de 6 países, India, Pakistán, Reino Unido, Brasil, Uruguay y Argentina. De esta red participa Claudio A. Pereira, investigador principal del CONICET en el Instituto Investigaciones Médicas “Alfredo Lanari” (IDIM, CONICET-UBA), y su equipo de trabajo del laboratorio de Parasitología Molecular. También forman parte de esta red Guillermo Labadie, y Julia Cricco, ambos investigadores del CONICET, en el Instituto de Química Rosario (IQUIR, CONICET-UNR), y el Instituto de Biología Molecular y Celular  de Rosario (IBR, CONICET-UNR), respectivamente.

Sus investigaciones fueron seleccionadas para acceder  a un financiamiento adicional del Global Challenges Research Fund (GCRF), un programa del Gobierno del Reino Unido, cuyo objetivo es aportar fondos para desarrollos de investigaciones en países en vía de desarrollo.

IDIM, laboratorio de Parasitología Molecular. Foto: Gentileza investigador.

 

 

 

“El objetivo de la Red es trabajar con dos enfermedades: en Sudamérica el tema Chagas y el resto de la red se enfocó en la leishmaniasis.  La idea central es el desarrollo de drogas y la formación de recursos humanos, además de hacer un vínculo con la industria y  tratar de llegar a esta con drogas para enfermedades desatendidas”, explica Pereira.

En el IDIM vienen trabajando en transportadores de metabolitos de Trypanosoma cruzi, el parásito causante de la enfermedad de Chagas, estos transportadores, explica Pereira, están presentes en la  membrana y ayudan al parásito a incorporar metabolitos del hospedador.

“El parásito lo que hace es sacar al hospedador estos metabolitos, en lugar de gastar energía fabricándolo ellos y en ese contexto hay algunos que son esenciales, o sea que si el parásito no los incorpora desde el medio externo se muere”.

En años de investigación en esta temática, en el laboratorio de Parasitología Molecular, Pereira y equipos se enfocaron en encontrar a estas ‘puertas de entrada’ de los metabolitos al parásito, como primer paso. Lo siguiente que hacen es probar distintas drogas que puedan bloquear estas puertas y las inhabilite para que el parásito muera al no poder nutrirse de estos metabolitos.

En el contexto de esta colaboración internacional las drogas que fueron testeando, explican, se intercambian con los otros grupos de trabajo internacional que estudian leishmaniasis, ya que son dos enfermedades relacionadas. Y también a la inversa: drogas para esta última se probarán  en el IDIM para Chagas.

En el marco de esta interacción Chantal Reigada, becaria posdoctoral de CONICET, es la intermediaria con la India para aportar su experiencia en Chagas en laboratorio de ese país. Además, Melisa Sayé, parte del equipo del IDIM, exbecaria del CONICET y actual becaria posdoctoral del GCRF, se encuentra a cargo del desarrollo de drogas en la Argentina junto a Mariana Miranda y Edward Valera-Vera.

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad