miércoles, 22 de noviembre de 2017
Novedades

Plataforma para volver a caminar

Estudiantes de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad de Buenos Aires desarrollaron una plataforma para la rehabilitación del equilibrio y la marcha que permite adecuar el tratamiento a las necesidades de cada patología. El dispositivo utiliza la Computadora Industrial Abierta Argentina y el proyecto fue premiado en el concurso Innovar.

Por Nadia Luna

 

Agencia TSS — Volver a caminar después de un accidente o enfermedad es un proceso que requiere mucho tiempo y fuerza de voluntad. En algunos casos, la rehabilitación lleva años y se torna tediosa para los pacientes, que pierden la paciencia al no percibir progresos. Un grupo de estudiantes de Diseño Industrial de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (UBA) desarrollaron como trabajo final de grado una plataforma de neuro rehabilitación del equilibrio y la marcha que permite un seguimiento preciso del especialista según las características particulares de cada patología.

“No existe un producto similar en la Argentina. Nos comunicamos con consultorios de kinesiología e institutos de neurología cognitiva para relevar las necesidades y vimos que los productos de rehabilitación en general no tienen una interfaz ‘amigable’ para el paciente. En ciertos casos, ante la falta de productos específicos, los médicos deben fabricarlos de manera artesanal”, explicó a TSS María Brugna, integrante del equipo que se completa con Lucía Solé Méndez, Agustín Adamo Paz, Paulo Núñez Lacerda y Agustín Liefeldt.

El desarrollo fue premiado hace pocos días en la categoría Innovación en la Universidad del concurso Innovar 2017, realizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación. “Es un reconocimiento que nos alegra mucho porque se presentaron proyectos muy buenos de todo el país. Además, a partir de la exposición en Tecnópolis, nos contactamos con otros equipos con los que podemos trabajar para hacer crecer el proyecto”, dijo Brugna.

Nerbo es una plataforma que tiene 60 centímetros de diámetro y de unos 20 a 30 centímetros de alto. La base es una carcasa de madera con una superficie antideslizante encima. El paciente debe pararse sobre la plataforma y tratar de buscar el equilibrio cuando comienza a moverse. La plataforma es controlada por el profesional de la salud según las necesidades de cada patología, como ACV, esclerosis lateral amiotrófica y cirugía de miembros inferiores, entre otras).

Nerbo es una plataforma que tiene 60 centímetros de diámetro y de unos 20 a 30 centímetros de alto. La base es una carcasa de madera con una superficie antideslizante encima.

 

 

La plataforma permite realizar movimientos laterales, antero-posteriores y de circunducción (una combinación de los movimientos de abducción, aducción, extensión y flexión). “A partir de estos tres movimientos se puede trabajar primero en la rehabilitación del equilibrio y después en la marcha. Nuestro desarrollo tiene la ventaja de que se puede regular su inclinación a una velocidad muy baja, de cinco grados por segundo, y tiene una inclinación máxima de 20 grados”, detalló la futura diseñadora industrial.

Para el “corazón” de Nerbo, los estudiantes decidieron utilizar otro desarrollo nacional: la Computadora Industrial Abierta Argentina (CIAA), una plataforma de hardware de diseño abierto pensada para ser utilizada en empresas e industrias, reducir costos, agregar valor y otorgar mayor rendimiento a los procesos de producción. Además, los motores que utiliza están autorizados por la ANMAT para ser aplicados en productos destinados a la salud.

El dispositivo ofrece la posibilidad de que el especialista siga la evolución del paciente a través de un gráfico que se genera por la información recibida en cada uso. Esto también permite que el propio paciente pueda visualizar su progreso y lo motive a continuar el tratamiento. Otra ventaja de la plataforma es que sería relativamente fácil de replicar al momento de pasar del prototipo a la escala industrial.

Actualmente, el equipo de innovadores está trabajando en una versión beta del prototipo, con la que buscan ajustar aspectos del software. “Ya tiene una programación básica que se maneja a través de un joystick. El próximo paso es hacer una aplicación mediante la cual el especialista pueda diseñar una rutina de ejercicios a medida de cada paciente, personalizar la cantidad de repeticiones, la inclinación y el movimiento de la plataforma”, explica Brugna. El objetivo es tener finalizada esta etapa durante lo que resta de este año.

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad