martes, 25 de septiembre de 2018
Novedades

Los proyectos especiales benefician a más de 100 mil familias

Tras una nueva convocatoria, el programa ProHuerta, que conducen el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y el INTA, evalúa 785 iniciativas de desarrollo rural integral. Se suman a las más de 600 que ya se realizaron en todo el país.

Habituadas a vivir lejos del agua, sin energía eléctrica, con una infraestructura precaria, las 38 familias de la aldea Yvoty Okara, en Misiones, vivieron una profunda transformación. Con una obra que permitió colocar 1.500 metros de cableado, alumbrado público e instalaciones apropiadas en cada vivienda, hoy cada familia tiene luz en su domicilio. Además, esta comunidad guaraní también obtuvo acceso al agua gracias al mismo proyecto, que implicó realizar una perforación, instalar una bomba, dos tanques comunitarios de 2.750 litros y otro de 1.100 litros, desde donde el agua se conduce a las viviendas.

“Garantizamos la provisión de agua para el consumo familiar y las producciones agropecuarias. Hoy cada familia de la aldea ya tiene acceso al agua para uso integral”, afirmó Diego Ramilo, a cargo de la Coordinación Nacional de Transferencia y Extensión del INTA, quien indicó que esa experiencia es apenas una de más de 600 iniciativas de desarrollo social que impulsa el programa ProHuerta desde 2016.

Se trata de los proyectos especiales que impulsan el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (MDS) y el INTA en el marco del ProHuerta, que a comienzos de abril de cerró su tercera convocatoria y superó sus expectativas: ya se evalúan 785 nuevas propuestas, de las que se aprobarán unas 600.

Estas iniciativas beneficiarían a unas 65.624 familias que, sumadas a las que fueron favorecidas por las convocatorias 2016 y 2017, acercan el trabajo institucional a más de 100 mil familias, urbanas, periurbanas y rurales de todo el país.

“Los datos son muy alentadores”, expresó Ramilo. “Durante el próximo mes, un equipo técnico de especialistas de las distintas líneas temáticas, conformado por profesionales propuestos por los centros regionales y los programas nacionales, analizará las propuestas recibidas”, indicó el coordinador. Luego, agregó, seguirá un espacio de análisis por parte de las autoridades del MDS, “quienes analizarán estratégicamente todos los proyectos. Estimamos que, para junio, ya contarán con las aprobaciones formales y las transferencias de fondos para ponerse en marcha”. En esa línea, Ramilo afirmó: En términos de política pública, no existe tal eficiencia –en cuanto a tiempos de financiamiento– como la que está logrando nuestra institución, con altísimos estándares de calidad y trasparencia”.

A su vez, Ramilo destacó “la amplia participación de los técnicos institucionales y extra institucionales”, a quienes expresó su reconocimiento a la vez que agradeció “el compromiso de toda la línea directiva del INTA para cumplir con estos compromisos”.

Con los proyectos especiales, impulsados por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (MDS) y el INTA en el marco del ProHuerta, se beneficiarían a unas 65.624 familias.

 

En esa línea, también resaltó la participación institucional. “Las 785 propuestas recibidas en tiempo y forma por esta coordinación nacional involucran el trabajo de 2.576 técnicos del INTA y 2.117 técnicos de muchas otras instituciones y organizaciones”, resaltó. “Es importante poner en valor que más del 65 % de los proyectos cuenta con contraparte activa de una o más instituciones”, añadió Ramilo.

La distribución de propuestas por línea temática prioriza el eje de acceso al agua para uso integral, con 236 proyectos presentados. En segundo lugar, la línea de horticultura para la venta de excedentes reunió 109 iniciativas y fue seguida por 98 propuestas en valor agregado en origen, 80 en comercialización y 74 en producción pecuaria. Por su parte, los proyectos de granja y cultivos locales registraron 55 y 38 proyectos, respectivamente, mientras que los ejes de comunicación y entrenamientos laborales 36 y 20 propuestas. Por último, se presentaron 18 proyectos de energías renovables, 12 de producción apícola y 9 en el eje de fruticultura para la venta de excedentes.

“Si se considera la representación geográfica en función de la cantidad de propuestas enviadas por cada región, puede advertirse rápidamente una presencia destacada de las provincias del NOA y el NEA”, precisó Ramilo. De hecho, el Centro Regional del INTA en Tucumán-Santiago del Estero encabeza la lista con 115 proyectos presentados, seguido por el de Chaco-Formosa (con 90 iniciativas) y Mendoza-San Juan (que propuso 87 proyectos).

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad