martes, 23 de octubre de 2018
Novedades

Experiencia de uso de impresoras 3D

Con el objetivo de potenciar las tecnologías de manufactura aditiva en el país, el Centro de Diseño Industrial del INTI asiste a fabricantes del sector para mejorar la usabilidad de sus productos.

El Centro de Diseño Industrial del INTI cuenta con un Laboratorio de Usabilidad en el que un equipo de profesionales evalúa productos, para encontrar oportunidades de mejora en su vinculación con los usuarios. Desde esta área se desarrolló una “plataforma de desempeño de impresoras 3D”, para asistir a fabricantes nacionales de equipos de manufactura aditiva.

El perfil de los participantes para las pruebas fue de hombres y mujeres potenciales usuarios de impresoras 3D, que manejaban algún programa de modelado tridimensional.

 

 

La propuesta de trabajo para los productos que forman parte de la plataforma consta de una evaluación inicial integral realizada por expertos que luego se complementa con la metodología de pruebas con usuarios. Esta última se basan en la observación, registro y posterior análisis de cómo usuarios reales utilizan el producto.

“Las pruebas sirven para medir aspectos objetivos, como el tiempo que lleva realizar algunas operaciones o la cantidad de errores cometidos, pero también permiten apreciar cuestiones subjetivas como la satisfacción del usuario. A partir de los resultados es posible pensar qué rasgos del diseño se pueden revisar para mejorar la experiencia y reducir tanto el tiempo como la tasa de errores. También como aprendizaje para tomar medidas para evitar los problemas detectados en un futuro o en nuevos desarrollos”, detalla Victoria Díaz del Centro de Diseño Industrial. Lo ideal es realizar las evaluaciones en la instancia de prototipo, con el objetivo de encontrar problemas potenciales para corregirlos antes de lanzar el producto, y lograr que la empresa ahorre tiempo y dinero.

En los casos analizados, se encontraron aspectos a mejorar en distintas etapas de uso de las impresoras que pueden ser resueltos con pequeños cambios o modificando los distintos soportes de información que acompañan al equipo —desde el embalaje hasta la guía de primeros pasos, manual de instrucciones, web y videos tutoriales—. Esto último puede hacer la diferencia en las primeras experiencias de uso de un producto, especialmente cuando se trata de equipos complejos.

En relación al sector, las impresoras 3D y otros productos del mismo tipo —que hasta no hace mucho tiempo pertenecían al mundo maker— existe una dedicación importante a las prestaciones dejando a un lado la accesibilidad, la usabilidad y la información para usuarios no expertos. En la medida en que estos productos comienzan a penetrar en ámbitos nuevos es que esta mirada centrada en el usuario se vuelve imprescindible.

Los análisis contemplan tanto el producto físico como el digital de impresoras 3D con tecnología de modelado por deposición fundida (FDM por sus siglas en inglés). “La metodología se puede emplear también para evaluar cualquier producto, especialmente aquellos que tienen una interfaz digital, como pueden ser equipos médicos, electrodomésticos, aplicaciones para dispositivos móviles, entre otros”, anticipa Díaz.

Más información: factorhumano@inti.gob.ar

Las pruebas de usabilidad de impresoras 3D se ordenaron en función de la consigna de imprimir una pieza.
Durante las pruebas se realizó el registro simultáneo de:
– capturas de pantalla de PC
– displays y comandos del equipo
– situaciones de uso
– notas (apreciaciones del observador y comentarios del participante)
– encuestas de satisfacción
Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad