viernes, 17 de agosto de 2018
Novedades

Día mundial de la esteatohepatitis no alcohólica

Por primera vez se conmemora esta fecha para concientizar sobre esta enfermedad. Científicos del CONICET estudian distintos aspectos moleculares de la enfermedad y adhieren a esta iniciativa.

Por María Bocconi

 

La esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés) es una enfermedad de las llamadas metabólicas que ocurre por la acumulación de grasa en el hígado y produce inflamación, degeneración de las células hepáticas, y fibrosis hepática. Asociada a un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular.

En el Instituto de Investigaciones Médicas (IDIM, CONICET-UBA), su director Carlos José Pirola, investigador superior, y su vicedirectora Silvia Sookoian, investigadora principal, estudian esta enfermedad y adhieren a la iniciativa de concientización mundial, que por primera vez conmemora este trastorno.

“Somos dos departamentos, el de Genética y Biología Molecular de Enfermedades Complejas, a cargo de Carlos Pirola, y el de Hepatología Clínica y Molecular, que articulados investigamos los aspectos de la enfermedad grasa del hígado en el contexto de otros sistemas, particularmente el cardiovascular”, cuenta Sookoian.

En este Instituto se enfocan en los factores genéticos y epigenéticos que predisponen al desarrollo de la enfermedad, puntualmente variantes en genes que dan pronósticos más complicados. Como explica la científica, los factores no genéticos están muy relacionados a, principalmente la dieta y el estilo de vida. “Esa conjunción de factores genéticos y ambientales, hace que las personas tengan mayores o menores posibilidades de progresar cuando desarrollan el hígado graso”.

“El gen del NASH, nuestro grupo demostró que una variante de este gen, no solo predispone a que se acumule la grasa, sino que también que se produzca un proceso inflamatorio, que produce una hepatitis -muy similar a la que produce un virus, pero producida por el exceso de grasa.”

Por una colaboración con hospitales de la ciudad de Buenos Aires, el Instituto cuenta con un biobanco de biopsias de pacientes, muchos de ellos atendidos por la propia investigadora, quien trabajó como médica en diversos centros de salud.  “Actualmente tiene más de 800 muestras de tejidos, ligadas a muestras de suero y plasma de estos pacientes. Este biobanco hizo que podamos relacionar las variantes en los genes con el impacto en el hígado y el estadio histológico, Este logro no hubiera sido posible sin el compromiso de los pacientes quienes participaron en nuestras investigaciones”, asegura.

Una de los objetivos del grupo es poder predecir mediante un marcador circulante en sangre, quienes son los pacientes que padecen una enfermedad más avanzada. “La idea es predecir el estadio de la enfermedad sin la necesidad de recurrir a la biopsia, en esa búsqueda es que encontramos a los microARNs (ver nota), que es exclusivo del hígado y sus niveles se correlacionan con el estadio de la enfermedad”.

El día mundial de la esteatohepatitis tiene el objetivo de poner el ojo y difundir los aspectos de esta enfermedad que tiende a ser silenciosa que raramente presenta síntomas, por lo cual la mayoría de las personas afectadas pueden no saberlo. “Es importante que se promueva estrategias de detección y tratamiento, que la sociedad se alerte y empiece a corregir sus hábitos”.

 

¿Cómo puedo saber que estoy en riesgo de padecer hígado graso?

Estos factores pueden predisponer a tener hígado graso:

  • Si estás en sobrepeso, sobre todo si la grasa está depositada en el abdomen.
  • Si tenés los niveles de azúcar elevados en la sangre o diabetes franca.
  • Si tenés los niveles de colesterol y/o triglicéridos elevados en la sangre.
  • Si en tu familia hay casos de hígado graso (tu mamá, tu papá, tus hermanos, o tus abuelos o tíos).
  • Si alguna vez te hiciste un análisis de sangre de rutina y tu médico te dijo que tenías las enzimas del hígado elevadas.

 

¿ Cómo puedo confirmar si tengo hígado graso?

  • Debés ir al profesional médico.
  • En la consulta te harán una historia clínica, y te van a preguntar todas estas cosas, y además te van a solicitar que te hagas análisis de sangre para ver si tenés estos factores que prediposner a tener  la enfermedad.
  • Probablemente te pidan algún estudio complementario, tal como una ecografía del hígado, la cual no duele y rápidamente podría ayudar a saber si tenes hígado graso.
  • También va a pedirte que controles tu presión arterial y va a pedirte estudios para saber cómo está tu corazón.
  • Tal vez, si hiciera falta, podría pedirte estudios más complejos, y hasta solicitar una biopsia hepática para conocer mas sobre cuanto de avanzada esta la enfermedad.

  

¿El hígado graso se cura? Cuál es su tratamiento?

Si la enfermedad se detecta a tiempo, se puede curar y no dejar ninguna secuela, para ello es muy  importante que:

  • Lleves una dieta saludable.
  • No aumentes de peso y te mantengas delgado.
  • Hacer actividad física, aunque sea caminar o andar en bicicleta.
  • No tomes alcohol en exceso.
  • Evita usar azúcar en tus comidas o bebidas.
  • Evita las bebidas gaseosas con azúcar.
  • Evita la comida rápida.

 

Autores: Carlos Pirola/Silvia Sookoian. IDIM, CONICET-UBA

 

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad