viernes, 20 de julio de 2018
Novedades

CONAE: cambio y nueva etapa

En una reunión de directorio, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales aprobó la salida de Conrado Varotto, responsable del organismo desde 1994, que será reemplazado por Raúl Kulichevsky. Cuál es el rumbo de la agencia espacial que lanzará en septiembre el satélite SAOCOM y que atraviesa un ajuste presupuestario tras la salida de quien ha sido su figura principal desde su gestación.

Por Bruno Massare

 

Agencia TSS – A pocos meses del lanzamiento del que será su principal hito durante este año, el satélite SAOCOM, el directorio de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) aprobó la salida de su principal figura desde su creación a principios de la década del noventa, Conrado Varotto. Su reemplazante, a partir de junio, será Raúl Kulichevsky, quien se desempeñaba como director adjunto de la agencia espacial argentina desde septiembre del año pasado.

La renuncia de Varotto –que argumentó razones “de índole personal” y la decisión de jubilarse– es el tercero de varios cambios fuertes que se sucedieron en la CONAE desde la asunción de Mauricio Macri como presidente. Los otros dos fueron el paso del organismo a la órbita del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT) y el ajuste presupuestario: este año, el organismo tiene asignado un monto prácticamente igual al del año pasado (2.420 millones de pesos, apenas 10 millones de pesos por arriba del devengado en 2017) y muy poco por encima de los 1.968 pesos de 2016 y los 1.833 pesos de 2015, si se tiene en cuenta el casi 100% de inflación desde entonces y la alta proporción de gastos en dólares que tiene la actividad espacial.

Producto de este recorte, los fondos de la CONAE hoy están dirigidos casi por entero al lanzamiento –con la empresa estadounidense SpaceX– del primero de los satélites SAOCOM (por Satélite Argentino de Observación Con Microondas), fabricado por la CONAE, las empresas INVAP y VENG, y por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), en colaboración con la Agencia Espacial Italiana. La misión, considerada el desafío tecnológico más ambicioso en la historia de la CONAE, consta de dos satélites de 3.000 kilos –el segundo será lanzado a fines de 2019– que orbitarán a 600 kilómetros de altura y cuyo principal instrumento es un radar de apertura sintética que lo hace único en su tipo, que permitirá medir la humedad del suelo y realizar seguimiento de la cobertura de agua durante inundaciones, entre otras aplicaciones.

“Este año estamos concentrados en el SAOCOM. Todos los recursos que tenemos van a lo que necesita ese proyecto para poder lanzarlo en septiembre”, le dijo a TSS Kulichevsky  –un ingeniero aeronáutico especializado en materiales que llegó a la CONAE proveniente de la CNEA, y que fue jefe de proyecto SARE y responsable del Desarrollo de Carga Útil para lanzador Tronador II– durante una entrevista con TSS realizada el mes pasado.

“Este año estamos concentrados en el SAOCOM. Todos los recursos que tenemos van a lo que necesita ese proyecto para poder lanzarlo en septiembre”, dijo el flamante director de la CONAE, Raúl Kulichevsky.

 

Desde el año pasado, el presidente Macri tiene a la firma el nuevo plan espacial aprobado por el directorio de la CONAE, que abarcaría la próxima década y cuyo eje principal es la arquitectura segmentada de satélites, que comprende, entre otras iniciativas, el desarrollo del Tronador II y el proyecto SARE. En paralelo, otro de los proyectos en curso es la misión SABIA-Mar, un proyecto binacional con Brasil.

Sin embargo, las restricciones presupuestarias están obligando a reprogramar los plazos. “Estamos charlando con la gente del MINCYT para reconsiderar algunas de las cosas del plan espacial”, admitió Kulichevsky, quien agregó que, con respecto al lanzador Tronador, difícilmente lleguen a tener un prototipo para fines de este año, como había sostenido Varotto en una entrevista con TSS, en octubre pasado.

El flamante director también dijo que, con el objetivo de acortar los plazos, están analizando utilizar motores rusos para el lanzador satelital. “Los rusos son líderes internacionales en motores para distintos modelos de lanzadores satelitales y entonces la posibilidad es atractiva y nos permitiría no salir a inventar la pólvora y avanzar más rápido. Nos visitó una delegación de Rusia, la posibilidad está abierta y estamos en conversaciones, pero por ahora no hay una definición. Nuestra idea de colaboración es que no queremos una caja negra, implica alguna transferencia de conocimiento del desarrollo para uno poder seguir andando ese camino y en principio creemos que es algo que se puede acordar”.

“Estamos charlando con la gente del MINCYT para reconsiderar algunas de las cosas del plan espacial”, dijo Kulichevsky.

 

Kulichevsky también se refirió a la posibilidad de reflotar la idea de una agencia espacial regional, un viejo anhelo de la CONAE: “Hasta ahora no se han dado las circunstancias de coincidencia entre los países de la región, algunos están iniciando desde hace poco su actividad espacial y otros en su momento han decidido mirar a China, como Venezuela y Brasil. Ahora estamos muy cerca de lograr un convenio con la Agencia Espacial del Perú y sigue siendo algo a lo que la CONAE cree que hay que apostar, porque sucede en gran parte del mundo ya que el espacial es un sector en el que la comunidad de esfuerzos vuelve mucho más cercanos los objetivos, ya que son proyectos grandes y caros. Ahora anda dando vueltas la posibilidad de un satélite metereológico regional, muchos se mostraron interesados y podría ser la semilla de una cooperación regional”.

 

El legado de Varotto

Varotto (Padua, Italia, 1941), asumió el 9 de febrero de 1994 como presidente de la CONAE, que había sido creada tres años antes tras la desactivación del proyecto Cóndor por pedido de Estados Unidos. En 1996, fue designado director ejecutivo y técnico del organismo espacial, cargo en el que permaneció hasta estos días y desde el que impulsó sucesivos planes de desarrollo satelital y acuerdos de cooperación internacional, que además permitieron que INVAP se diversificara hacia el diseño y desarrollo de satélites nacionales de observación y geoestacionarios.

Conrado Varotto se incorporó a la CONAE en 1994, para el diseño del primer plan espacial argentino. Antes había sido el creador de INVAP, empresa de la que fue su primer gerente general y técnico, entre 1976 y 1991.

 

Doctor en Física por el Instituto Balseiro, Varotto hizo su posdoctorado en el Departamento de Ciencia de los Materiales de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, a su regreso creó y coordinó el Programa de Investigaciones Aplicadas (PIA) de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), donde se hicieron numerosos desarrollos vinculados al desarrollo nuclear. Inspirado en la experiencia de creación de empresas en el todavía incipiente Silicon Valley, en octubre de 1976 creó la empresa de tecnología INVAP (por investigación aplicada) como Sociedad del Estado de la provincia de Río Negro, de la que fue el primer gerente general y técnico, entre 1976 y 1991. Durante ese período, la empresa desarrolló la tecnología de enriquecimiento de uranio por difusión gaseosa, construyó la planta de producción de uranio enriquecido en Pilcaniyeu y comenzó la construcción de diversos reactores, algunos de ellos con destino de exportación. La trayectoria de Varotto lo ha erigido en una suerte de  prócer del desarrollo tecnológico local para muchos de sus pares.

Durante la entrevista con TSS, en octubre del año pasado, Varotto había anticipado que en la CONAE estaban buscando realizar un recambio generacional, en el que “perdure la forma de hacer las cosas”, un camino que parece haber comenzado a transitar el organismo. Sin embargo, fiel a su ya famoso temperamento, en una comunicación dirigida a colegas advirtió que el retiro no será total y que continuará como asesor ad honorem de la agencia espacial.

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad