sábado, 18 de noviembre de 2017
Novedades

Compás de espera

Se levantó la toma del MINCYT tras ocho días y se retomó el diálogo con las autoridades, que prorrogaron la firma del acuerdo con las universidades para la ubicación de los investigadores que no fueron incorporados al CONICET. El próximo martes habrá una nueva reunión y se revisarán las condiciones salariales y de estabilidad laboral.

Por Matías Alonso

 

Agencia TSS — Tras ocho días de toma pacífica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT), los investigadores lograron que las autoridades accedieran a retomar el diálogo para destrabar el conflicto a cambio del desalojo del hall del edificio. Durante la reunión los funcionarios accedieron a prorrogar la firma del convenio que impulsan con las universidades nacionales hasta el 13 de octubre y a revisar las condiciones de estabilidad laboral y de salarios.

Las reuniones de la Comisión Mixta de Seguimiento, creada tras la toma de diciembre pasado, debían realizarse cada mes pero los funcionarios del MINCYT no cumplieron con ese compromiso. Tras la reunión del 12 de septiembre pasado, el conflicto se profundizó al no estar garantizados los fondos del Programa de Incorporación de Docentes Investigadores a las Universidades Nacionales.

El conflicto se había iniciado el año pasado, cuando casi 500 científicos que habían recibido la doble recomendación de las comisiones evaluadoras para ingresar a la Carrera de Investigador Científico (CIC) fueron excluidos por un recorte presupuestario. El ingreso a la CIC es la primera instancia que tiene un investigador para acceder a un trabajo formal con estabilidad y obra social tras haber terminado sus becas de doctorado y posdoctorado.

En la reunión del 12 de septiembre pasado, algunas de las agrupaciones de investigadores expresaron que estarían dispuestos a aceptar ingresar al programa creado siempre y cuando se incluyeran como adendas que las condiciones de estabilidad laboral y salarios fueran equivalentes a las de la CIC, ya que el sueldo de un jefe de trabajos prácticos (cargo al que accederían los afectados por el recorte) es menor al que recibirían muchos de los investigadores de poder ingresar al CONICET y la estabilidad del cargo estaría comprometida por un concurso a los dos años. Las autoridades del MINCYT se comprometieron a analizar estos reclamos con sus pares de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU).

Mercedes Krause, doctora en Ciencias Sociales y una de las becarias afectadas, estuvo presente en la reunión de martes y le dijo a TSS: “Hubo un compromiso muy débil: los funcionarios dijeron que iban a evaluar las adendas al programa que planteamos y accedieron a prorrogar la fecha límite para la firma hasta el 13 de octubre”. Y agregó: “En estos días veníamos bastante presionados en nuestros lugares de trabajo para firmar el convenio y participar del programa, aun cuando todavía no estaban terminadas las negociaciones sobre las condiciones en las que íbamos a trabajar”.

Al conocerse el resultado de la reunión se produjo la toma del Centro Cultural de la Ciencia (C3) durante unos pocos minutos, pero posteriormente se revirtió para esperar las conclusiones de la próxima reunión.

Durante los ocho días de toma hubo una constante concurrencia de gente que apoyó el reclamo de los científicos. Muchos de ellos llevaron sus bolsas de dormir para pasar la noche en el hall del edificio.

 

“Quieren apurar los trámites para que este conflicto se disuelva y cada uno de los investigadores firme su adhesión al programa ante las presiones en sus lugares de trabajo”, dijo Krause.

 

 

Otro de los presentes durante la toma del martes pasado era Gerardo Pisoni, doctor en Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Córdoba, quien le dijo a TSS: “Hoy vinimos ocho cordobeses a la toma pero desde un principio hubo presencia cordobesa. Hay voluntad por parte de las personas que no están directamente involucradas o afectadas por apoyar lo que estamos haciendo acá”.

Durante el fin de semana pasado, la toma del MINCYT incluyó un festival y una feria de ciencias que se organizaron con el objetivo de visibilizar el conflicto. Según los cálculos de las agrupaciones allí presentes, el sábado hubo 1500 asistentes y otras 1000 personas se acercaron el domingo.

 

 

El lunes pasado, el directorio del Centro Científico Tecnológico de Córdoba Pisoni forma parte del Instituto de Investigación y Desarrollo en Ingeniería de Procesos y Química Aplicada tras mucha insistencia accedió a firmar una nota en apoyo a las demandas de la asamblea de investigadores y a las adendas propuestas. “Durante todo este tiempo se negaron rotundamente a apoyarnos formalmente. Jugaron a cansarnos pero se dieron cuenta de que las sucesivas asambleas que se daban no iban a aflojar y terminaron cediendo ante la lucha”. La última asamblea en Córdoba se realizó con el CCT vallado y rodeado de policías.

El próximo martes 26 a las 9 de la mañana se realizará una nueva reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento, en la que los investigadores esperan que sean aceptadas sus propuestas. Posteriormente, se realizará una asamblea en la puerta del ministerio para dar a conocer lo discutido en la reunión y consensuar los pasos a seguir.

 

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad