miércoles, 13 de diciembre de 2017
Editoriales

La columna de Paenza: Cómo conseguir un contrato como consultor usando un poco de matemática

Por Adrián Paenza

Uno puede hacerse pasar por adivino o por una persona muy entrenada en predecir el futuro o aventurar lo que va a pasar en la Bolsa de Valores: basta con aprovechar la rapidez con la que crecen las potencias de un número.

Este es un ejemplo muy interesante. Supongamos que tenemos una base de datos de 128.000 personas. (Por las dudas, no crean que son tantas, ya que la mayoría de las grandes empresas las tienen, las compran o las averiguan.) De todas formas, a los efectos de lo que quiero invitarlos a pensar, podríamos partir de un número más chico e igualmente el efecto sería el mismo.

Para empezar, habría que elegir alguna acción o algún commodity cuyo precio cotice en la Bolsa. Digamos, a los efectos de fijar las ideas, que uno elige el precio del oro. Supongamos también que ustedes se sientan frente a su computadora un domingo por la tarde. Buscan la base de datos que tienen y seleccionan las direcciones electrónicas de todas las personas que allí figuran. Entonces, a la mitad de ellas (64.000) les envían un mail diciéndoles que el precio del oro va a subir al día siguiente (lunes). Y a la otra mitad les envían un mail, pero diciéndoles lo contrario: que el precio del oro va a bajar. (Por razones que quedarán más claras a medida que avance con el ejemplo, excluiremos los casos en los que el oro permanece con el precio constante en la apertura y cierre.)

Cuando llega el lunes, al finalizar el día, el precio del oro o bien subió o bien bajó. Si subió, hay 64.000 personas que habrán recibido un mail suyo diciéndoles que subiría. Claro, qué importancia tendría. Haber acertado un día lo que pasaría con el oro tiene poca relevancia. Pero sigamos con la idea: el lunes a la noche, de las 64.000 personas que habían recibido su primer mail diciéndoles que el precio del oro subiría, ustedes seleccionan la mitad (32.000) y les dicen que el martes volverá a subir. Y a la otra mitad, los otros 32.000, les envían un mail diciéndoles que va a bajar.

Llegado el martes por la noche, ustedes están seguros de que hay 32.000 para los cuales ustedes no sólo acertaron lo del martes, sino que ya habían acertado el lunes. Ahora repitan el proceso. Al dividir por la mitad, a 16.000 les dicen que va a subir y al resto, los otros 16.000, que va a bajar. Resultado, el miércoles, ustedes tienen 16.000 personas a las que les avisaron el lunes, martes y el miércoles, lo que pasaría con el precio del oro. Y acertaron las tres veces (para este grupo).

Repítalo una vez más. Al finalizar el jueves, ustedes tienen 8000 para los que acertaron cuatro veces. Y el viernes por la noche tienen 4000. Piensen bien: el viernes por la noche, ustedes tienen 4000 personas que los vieron acertar todos los días con lo que pasaría con el precio del oro, sin fallar nunca. Claro que el proceso podrían seguirlo a la semana siguiente, y podrían tener 2000 al siguiente lunes, 1000 al martes y, si queremos estirarlo aún más, el miércoles de la segunda semana tendrán 500 personas a las que les fueron diciendo, día por día, durante diez días, lo que pasaría con el precio del oro.

Si alguno de ustedes le pidiera a estas personas que lo contrataran como consultor pagándole digamos mil dólares por año (no lo quiero poner por mes, porque tengo cierto pudor, aún)… ¿no creen que contratarían sus servicios? Recuerden que ustedes acertaron siempre por diez días consecutivos.

Con esta idea, empezando con una base de datos o bien más grande o más chica, o parando antes en el envío de correos electrónicos, ustedes se pueden fabricar su propio grupo de personas que les crean o que crean sus predicciones. Y ganar dinero en el intento.

Nota: Excluí adrede el caso en que el precio del oro permanece igual en la apertura y en el cierre porque para el ejemplo es irrelevante. Ustedes podrían decir en sus mensajes a algunos que el precio del oro subirá o permanecerá constante y al otro grupo que bajará o permanecerá constante. Si el precio del oro queda quieto, repiten el proceso sin dividir por dos. Es como hacer de cuenta que ese día no existió. Y por otro lado, si ustedes pueden conseguir una bases de datos más grande que 128.000, sigan adelante. Tendrán más clientes a los diez días.

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad