martes, 11 de diciembre de 2018
Medioambiente

Argentina aporta a la medición mundial de “micotoxinas” en alimentos

La iniciativa busca unificar criterios para controlar este contaminante natural, que afecta a más del 25% de los cultivos del mundo. El INTI es uno de los institutos nacionales de metrología que participa del proyecto internacional.

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) al año se pierden un millón de toneladas de cultivos como consecuencia de las micotoxinas, un contaminante natural producido por hongos que se aloja principalmente en cereales. Con el objetivo de unificar criterios para su medición, institutos de metrología de 18 países del mundo están participando del proyecto internacional “Metrología para Alimentos Seguros y Piensos en Economías en Desarrollo”, impulsado por el Bureau Internacional de Pesas y Medidas (BIPM).

Durante el mes de setiembre se realizó en el INTI un workshop internacional sobre micotoxinas, que contó con la participación de representantes de organismos de regulación, del ámbito académico y del Sistema Interamericano de Metrología.

 

 

La micotoxinas se generan principalmente por condiciones ambientales adversas de temperatura y humedad tanto en el campo como en la cosecha, en el secado o en el almacenamiento de cultivos. “Además de generar importantes pérdidas económicas pueden ser un problema para la seguridad alimentaria y la protección de la salud. Por eso es importante contar con métodos analíticos confiables y reconocidos para su control”, expresó Estela Kneeteman del Centro de Agroalimentos del INTI, una de las instituciones que participa de la iniciativa.

En el marco del proyecto internacional, durante el mes de septiembre se llevó adelante en el INTI un workshop financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo —a través del Sistema Interamericano de Metrología —y por el instituto de metrología alemán Physikalisch-Technische Bundesanstalt. La actividad permitió intercambiar experiencias y compartir información vinculada a las micotoxinas en alimentos, mediciones en laboratorio, trazabilidad metrológica y aseguramiento de la calidad de la medición.

El encuentro contó con la presencia de 18 expositores de reconocida trayectoria internacional pertenecientes a los institutos nacionales de Metrología de Estados Unidos, Brasil, China, Turquía, Sudáfrica, Canadá, organismos de regulación de Salud y Agricultura de Brasil, especialistas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos y del BIPM.  En el ámbito nacional, estuvo representado por especialistas del INTA, SENASA, INAL, INTI, de la Universidad Nacional de Litoral y la Universidad Nacional de Córdoba. Además, participaron 90 asistentes de Argentina y de la región de las Américas.

Robert Wielgozs del BIPM explicó que los países que participan del proyecto envían científicos a la sede central del Bureau en Francia, para desarrollar soluciones de calibración en micotoxinas a partir de las sustancias de partida y asignando pureza al más alto nivel metrológico—y llevarlos luego a sus países de origen para que repliquen la experiencia y desarrollen sus soluciones de calibración a nivel local—. Para explicar esta práctica que les permite a los participantes ampliar sus conocimientos en la materia, Wielgozs realizó una analogía con el proverbio chino que dice “dale un pez a un hombre, y comerá hoy. Enséñale a pescar y comerá el resto de su vida”.

“En el caso argentino, la legislación sobre estas toxinas es limitada porque abarca a algunas de las cepas de hongos en alimentos como maíz, maní, preparados infantiles y leche. Se necesita avanzar en la regulación, pero también en una infraestructura de medición confiable, y para ello hacen falta materiales de calibración”, destacó Mariano Simón, uno de los científicos del INTI que estuvo 12 semanas en París capacitándose en el tema.  Actualmente se encuentra un especialista de INTI trabajando en el BIPM por seis meses en este proyecto para asignar pureza a calibrantes por medio de la técnica de espectroscopía por Resonancia Magnética Nuclear.

“Esta actividad es muy importante para nuestra región porque exportamos principalmente materias primas”, destacó Valnei Cunha, jefe de la división de Metrología Química del instituto de metrología brasilero INMETRO.  “Dentro de Latinoamérica los dos países que participamos del proyecto somos Argentina y Brasil, que asumimos el compromiso de transferir los conocimientos a los miembros del SIM”, agregó Patricia Gatti, subgerente de Metrología del INTI. Patricia Gatti, también expresó la necesidad que las mediciones realizadas en los diversos monitoreos que se realizan y en los análisis y ensayos para el control puedan demostrar trazabilidad metrológica a patrones confiables.

La iniciativa, se suma al trabajo que viene realizando el INTI desde 1975 en el Laboratorio de Toxicología y Nutrición del Centro de Agroalimentos. En un mundo globalizado, es importante armonizar tanto el lenguaje como las formas de medición para garantizar que los resultados de cada país sean confiables y puedan ser aceptados por otros.

Compartí esta notaTweet about this on TwitterShare on TumblrShare on Google+Share on FacebookShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone
  • El Oso Producciones El Oso Producciones
  • C&M Publicidad C&M Publicidad